En los baños de la universidad

En los baños de la universidad

Experiencia por: Pedro
Categoría: Experiencia
Fecha: 21/02/22

La primera vez que toqué otra polla fue cuando estaba en la universidad.

Estaba en el centro comercial con uno de mis compañeros y cuando se fue a casa decidí ir a mear antes de coger la bici. Los baños del centro los estaban limpiando, así que volví por el pasillo hasta el edificio de la universidad donde sabía que había algunos baños detrás de las salas de ciencias. La mayoría de las luces estaban apagadas y sentí que estaba entrando sin autorización, pero sabía que había una puerta cerca de los baños que daba a donde estaban las canchas de tenis para poder escapar si me topaba con un vigilante o algo así.

Cuando fui a los baños había otros tres chicos que se estaban masturbándose en los urinarios.

No tenían manera de ocultar lo que estaban haciendo. Uno de ellos guardó su polla y pasó junto a mí mientras yo me acercaba y luego otro tío se fue mientras yo sacaba mi polla.

Me dio igual, no me importaba si los chicos se estaban masturbando, realmente necesitaba mear, al final quedamos dos y él no se iría. Se quedó allí y siguió masturbándose la polla. Miré su pene mientras meaba y supongo que me excité sabiendo que el también estaba mirando mi pene. Empecé a ponerme duro antes de terminar de mear y las ganas de masturbarme se apoderaron de mí.

Los dos estábamos quietos, allí masturbando nuestras pollas, mirándonos, extendió su mano y se ofreció a masturbarme. Dejé que me tocara la polla y luego me acerqué y me ofrecí a masturbarlo.

¡Esa fue la primera vez que toqué la polla de otro chico y me puso tan cachondo! Ni siquiera había pensado nunca en tocar otra polla antes de eso. Creo que si los otros chicos se hubieran quedado, podría haber estado menos interesado en intentarlo, pero como solo éramos el y yo, creo que eso lo hizo más fácil, para mi primera vez.

Tiramos de las pollas del otro durante unos minutos. Se sentía raro y caliente masturbar otra polla y su mano se sentía genial en mi polla. También tenía una polla muy bonita. Su polla era pálida y tenía un gran prepucio. Él también estaba muy mojado y mi mano se deslizó por toda su polla mientras lo masturbaba.

Hizo que mi pene goteara líquido pre seminal y lo untó por todas partes y jugó con mi capullo, deslizando la piel hacia atrás y frotando mi extremo con el pulgar.

Probablemente duró unos diez minutos antes de que nos brotara el semen. Su polla empezó primero. Se puso más duro y disparó chorros de esperma en el urinario y mi polla comenzó a chorrear al mismo tiempo. Perdí mi objetivo y lo salpiqué por toda la pared entre los urinarios... jajaja

Justo cuando estábamos exprimiendo los restos de nuestras cargas de las pollas del uno al otro, un muchacho entró, agarré mi polla, saqué lo último de mi carga, guardé mi polla y pasé junto a él. Salí al pasillo y otro tipo entraba por la puerta exterior y me la abrió. Miré hacia atrás y lo vi entrar en los baños y cuando me di la vuelta de nuevo, uno de los primeros tipos que se fue cuando llegué pasó junto a mí para volver a entrar.

Así fue como descubrí que había «tema» en la universidad y solían ir a esos baños todas las noches. Después de eso, volví un par de veces a la semana y  me lo monté con otros muchachos. Probablemente masturbé a diez tipos diferentes y me masturbaron a la vez. A veces los chicos chupaban, pero lo intenté una vez y dejé que un chico me la mamara, pero no pude correrme, así que después de eso me limité a masturbarme con los chicos.

A veces solo éramos otro chico y yo, otras veces podía haber cinco o seis chicos todos masturbándose y golpeando sus pollas juntos.

Incluso después de dejar la universidad, volví allí varias veces para masturbarme con otros muchachos. Casi nos atrapa un limpiador un par de veces, o no sabía lo que estaba pasando o no quería enterarse o buscaba que le masturbasen a el .Las únicas dos veces que lo vi estaba fregando los cubículos mientras otros dos muchachos y yo fingíamos estar meando antes de salir e ir a masturbarnos en el paso subterráneo cercano.

Eventualmente, comenzaron a cerrar las puertas para que nadie pudiera entrar. No sé a dónde fueron todos esos muchachos, pero tuve dos pajas después de eso con un par de los habituales en el paso subterráneo antes de que las cosas se pararan. Supongo que encontraron otro lugar para masturbarse, pero nunca supe dónde.

Todavía me masturbo pensando en algunas de esas noches y recuerdo la cantidad de semen que pudimos chorrear. Realmente lo extraño.

 

¿Disfrutaste esta publicación?

 Deja un comentario a continuación y agrade a Pedro por enviarlo.

Únete a nuestro BOLETÍN para recibir actualizaciones y así sabrás cuándo llega una nueva publicación, y ¿por qué no nos envías tus propias experiencias con amigos, tus fantasías o simplemente tus opiniones sobre la sexualidad masculina?

Visita la página de CONTACTO para compartir su propia historia.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Genial la historia de mi tocayo. El buen morbo de las pajas acompañadas en los baños 😀

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: