5 lectores de TdM explican su apego por la masturbación compartida

5 lectores de TdM explican su apego por la masturbación compartida

Nos comunicamos con 5 lectores de Técnicas de Masturbación para preguntarles más sobre ellos, sus experiencias, y el por qué disfrutan de la masturbación compartida con otros hombres y cómo creen que mejora sus vidas.

Por Tomas87

Mi propia vida de pajillero no comenzó hasta que tenía 29 años, pero sabía que los chicos se masturbaban juntos en la universidad, en esa época nadaba entre otros deportes y siempre había chicos tocándose en las duchas. No me paré a pensar en eso en ese momento. Me ponía muy cachondo y duro ,supongo que quería unirme e intentarlo, pero estaba demasiado cortado, tímido y nervioso. Supongo que entonces pensé que se trataba más de sexualidad y no estaba listo para torear con todo eso.

Años más tarde comencé a pajearme con un vecino, era muy tolerante al respecto. Tenía un sótano que usaba como gimnasio y sala de cine y tenía una gran colección de pornografía que comenzamos a ver. Solo éramos amigos viendo porno. Fue genial poder compartir eso entre nosotros y me di cuenta de que masturbarme con hombres tiene que ver con la amistad y la masculinidad y no tanto como con el sexo.

Poder disfrutar eso con otro hombre es especial. Es el mejor tipo de amistad que dos hombres pueden tener. Cuando os habéis visto disfrutando de vuestros penes y eyaculando sin vergüenza, formáis un vínculo especial que va más allá de la amistad que podáis tener con otros chicos. No hay amistad como esta.


Por Mario

Siempre tuve curiosidad por las cosas, empecé a masturbarme con chicos, a los 13 años. Pero no fue hasta que encontré algunos baños públicos, zonas de cruising… donde sucedieron todas estas cosas que me interesaron tanto. Empecé pensando que era divertido conseguir una paja o una mamada gratis y siempre había al menos un par de chicos que querían hacer que me corriera. Podría ir a cualquiera de esos lugares por la noche y habría diez o quince tíos dando vueltas con las pollas tiesas y buscando otro con quien jugar. ¡Fue grandioso!

Tardé un tiempo en masturbar otra polla. La mayoría de las veces eran solo otros chicos chupándome y pajeándome, pero un día me puso tan cachondo un tío, que realmente quería que lo masturbara, así que toqué su polla y así fue como comenzó todo. Cuando lo masturbé y sentí esa polla dura, palpitante,  supe que me gustaba y después de eso, todas mis visitas fueron para masturbarme y frotar pollas (y a que me comieran la polla).

 

Me masturbé con algunos compañeros del instituto y universidad después de todo esto. Un par de años más tarde pille a mi compañero de piso, haciéndose trabajos manuales y desde entonces pasamos buenos momentos viendo porno y pajeándonos el uno al otro. En los últimos años encontré a Dreebo «Nacho» y tuve muchos pajotes con ellos.

En cuanto de lo que se trata, creo que es pura calentura. Me encanta masturbarme y me encanta sentir la polla de otro hombre, su mano en mi polla dura, que me palpite, y hacer que el otro se corra. No estoy en el «bromance» de todas esas cosas. Tengo novia y somos felices, simplemente me gusta la experiencia de disfrutar de dos pollas entre tíos sin etiquetas ni ataduras.


Por Manuel

Siempre fui un gran pajillero y no recuerdo bien cuando comencé a masturbarme con compañeros, simplemente sucedió. Jugué al futbol y muchos de los muchachos con los que andaba eran iguales que yo. A nadie le importaba un «pedo» que los chicos se masturbaran en las duchas. Había muchas bromas entre los muchachos y hablaban de novias y sexo más sexo y más y más; siempre nos poníamos «palotes» y nos pajeábamos. Ninguno de los muchachos tubo vergüenza al respecto. No había intercambios reales de polla, ni nada, solo chicos siendo chicos, pajilleros masturbándose. Creo que es lo mismo para la inmensa mayoría de los chavales.

Los chicos se abofeteaban los penes, si atraparan, a un compañero con fuerza, pero ese fue el único contacto que hicieron. Supongo que algunos de ellos podrían haberse masturbado juntos en su propio tiempo, pero en las duchas era solo fanfarronería y bromas masculinas. Sin embargo, los chicos se corrían. Hubo algunos concursos.

Las masturbaciones propias comenzaron con uno de mis compañeros. Empezamos a ver porno en su casa y con el tiempo nos metimos más y más terminamos masturbando las pollas el uno al otro y pajeándonos. Eso es lo que realmente cambió todo para mí. Antes de eso, solo los muchachos eran muchachos, pero cuando nos agarrábamos las pollas y nos masturbábamos correctamente, todo cambió.

Eventualmente me metí en tu grupo y ha sido increíble.

Es genial tener compañeros con los que puedes masturbarte. La forma en que lo veo es que soy principalmente heterosexual, pero sé que también me gustan las pollasNo estoy dispuesto a chupar y follar, pero agarrar pollas y compartir una paja y hacer que el otro dispare algunas rondas de semen es jodidamente genial.


Por Angel

Empecé a masturbarme con mis hermanos de la universidad. Compartimos porno y lo grabé con mi compañero de cuarto un par de veces. Una vez encontré a un pajero en las duchas y me uní a ese tío. Había un montón de hombres desnudos pasando. No fue difícil encontrar chicos para intercambiando pollas y que rompieran culos.

Siempre me han gustado los chicos y las chicas, pero me encanta toda la escena de bator. Ninguno de mis amigos está dispuesto a jodérmelo, así que no conozco todo el lado de la amistad de bator desde la universidad. Fue divertido tener un hermano que estaba tan interesado como yo. Supongo que sería genial tener un hermano regular con el que compartirlo.

Mi novia sabe de mis hábitos de pajillero y cree que está excitante que podríamos hacer un trío en algún momento si pudiéramos encontrar al tipo adecuado para involucrarnos.


Por Fontanero

La mayoría de mis amistades han tenido que ver con la masturbación. No me gusta pensar tanto en todo eso, somos solo colegas divirtiéndose con sus pollas. Tal vez solo soy raro, pero me he masturbado con casi todos mis compañeros. Desde que supe lo que era masturbarme, lo he estado frotando bien con mis amigos. A veces simplemente nos masturbamos viendo porno en la camioneta de trabajo, otras veces nos relajamos viendo porno y nos tomamos nuestro tiempo para disfrutar realmente de nuestras pollas. No tiene nada de malo que un par de buenos compañeros se saquen las pollas y se las froten.

Masturbé a algunos de mis compañeros, y ellos a mi me masturbaron. ¡Es la POLLA!  La gente se toma todo esto demasiado en serio cuando solo somos hombres disfrutando de lo que Dios les dio. Nada gay al respecto. ¡Solo saca tu polla con tus amigos y ríanse juntos para sacar ese semen! jajaja

¿Cómo es tu experiencia? Deja un comentario a continuación.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Qué envidia sana las historias de todos. ¡Grandes! 😀

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: